¡EXCLUSIVA!: “Habla Madre de uno de los 12 jóvenes muertos en Puerto Aysén, Patagonia chilena”

Puerto Aysén se ubica a 67 kilómetros hacia el noroeste de la ciudad de Coyhaique, en la Patagonia chilena. En esta ciudad nació, a principios de los años 2000, la “Agrupación de familiares y victimas de Aysén”. Madres y familiares de 12 jóvenes que murieron en extrañas cirtcunstancias que, por ausencia y abandono de la voluntad política, y por diferentes razones judiciales, aún sus muertes no han sido aclaradas y los asesinos siguen impunes. 

Encarcelaciones por “desorden en la vía pública”, actos de “repudio” organizados en su contra por las autoridades de ese entonces, persecución policial, abandono e indiferencia por parte de los “representantes” regionales en el parlamento, acciones que perjudicaron a la agrupación por la Gobernadora Provincial de la época , son algunas de las humillaciones que han tenido que pasar los familiares y amigos que participan de esta agrupación que aún sigue en pie buscando justicia y despedidas dignas para sus hijos muertos. 

Gladys Mardones, madre de Víctor Barría Mardones, uno de los 12 jóvenes muertos en Puerto Aysén nos cuenta su historia… lea con atención y difunda. 

LaOtraVoz
“contra la desinformación en la Patagonia”
contacto.laotravoz@gmail.com
 

Mi testimonio

Por Gladys Mardones
Madre de Víctor Barría Mardones, muerto en Puerto Aysén 

Vista Aérea de Puerto Aysén, Patagonia chilena

Vista aérea de Puerto Aysén, Patagonia chilena

En estas breves palabras  deseo compartir algunas situaciones que he vivido como madre de una de las victimas de Aysén  en busca de justicia y verdad. 

Esa noche en que desapareció mi hijo yo atendía mi negocio y mi hermana le preparaba unos pan queques a mi hijo Víctor Hugo. Él comió y salió con un joven que lo paso a buscar de nombre Oscar Agüero, y me dijo: “voy a dar una vuelta con agüero y vuelvo”. Como a las 22 horas cerré mi negocio y nos acostamos, en ese entonces se encontraba con vida mi esposo, no nos preocupamos mayormente pues Víctor Hugo tenía  20 años y a veces se quedaba donde un amigo de la infancia. Al  día siguiente como de costumbre nos levantamos y prendimos la radio local y en eso escuchamos que un joven  había aparecido muerto en  el río Aysén… daban el nombre de mi hijo, no entendía   nada, me quede sentada y no podía moverme, era como si el tiempo se hubiera detenido, luego comenzaron a llegar mis vecinos y familiares, luego el velorio y lo mas triste tener que enterrarlo en el cementerio y ver como su cuerpo desaparece bajo un montón de tierra, sentir el vacío y el dolor que todavía siento, ese dolor que solo lo entendemos quienes hemos pasado por esto… ese dolor que viene desde lo más profundo de mis entrañas después de haber parido, criado, tener miles de sueños y planes  junto a Él… vienen y me lo arrebatan, en minutos todo se esfuma y quedo solo con el vació y  el dolor…  Mientras tanto la gente comentaba y empezábamos  a escuchar  que carabineros lo había perseguido por el puente… Que carabineros lo habían matado, incluso en algunas veredas y panderetas  leíamos “Pacos asesinos mataron a Hugo”… De Agüero no supimos más, incluso mi esposo fue a su  casa para que vaya a declarar pues los de investigaciones   no lo habían citado… lo único que dijo; “que a El esa noche los carabineros lo agarraron y que su hermana lo rescato y lo mando en un taxi a su casa y que Víctor Hugo fue en dirección al puente”. 

De los testigos: 

El primero que me vino a ver fue un joven rubio de apellido Cárdenas, quien llego hasta mi negocio y me dijo “yo le voy a servir de testigo” porque a su hijo lo llevaron a la comisaría  lo torturaron y ahí  lo mataron , yo estaba preso y el Zanahoria (apodo de un carabinero) me rompió la pierna con un paraguas, al tiempo cuando tomo el caso la ministra Araneda  y me cario con este testigo el lo negó todo, incluso dijo que nunca había hablado con migo, yo recordé lo que me había dicho con respecto a la herida haciéndole saber a la ministra que como yo podría saber ese dato si él no me lo hubiera contado… La ministra dijo que eso no tenía relevancia.  También, recuerdo que cuando la ministra Araneda nos interrogaba yo la veía muy distante de mala gana sin ánimo de investigar, siempre muy fría. Al poco tiempo una vecina me dio a conocer  que le habían contado que una señora que salía de la cárcel había visto a carabineros tratando de dejar a mi hijo en una plazoleta que se encuentra al frente de mi casa, la ubicamos con mi esposo la señora se llamaba  Gloria Risco la que nos confirmo que esa mañana salió de la cárcel y vio como Carabineros trataban de dejar el cuerpo de mi hijo y que le llamo la atención pues  se  caía de costado y que luego lo subieron a un vehículo y se lo llevaron con dirección al Puente, ella quedo de ir  a mi casa para darme más información ya que en ese momento se  iba  a la cárcel donde debía dormir. Nunca más la vi, el que llego hasta mi casa fue su pareja de apellido Gatica  el que me dijo;  “Señora no siga molestando a mi mujer, ella no va a hablar, porque yo soy amigo de los pacos así que deje de molestarla si no la voy a denunciar”. Fue como un balde de agua fría, no lo podía creer, al poco tiempo esa pobre mujer apareció muerta en el rió flotando… También dijeron que se había suicidado. 

Víctor Hugo fue encontrado un día martes 12 de marzo de 1997 en la ribera sur del rió Aysén a metros del puente, rió arriba, supuestamente las investigaciones dicen que se suicido, toda persona  que se ha suicidado en dicho puente es encontrada corriente abajo o en el mar ¿Por qué Víctor Hugo fue encontrado corriente arriba? O es que las aguas del rió por única vez cambiaron su curso. (De esto nunca se ha hecho una prueba científica con un cuerpo de la estatura y el peso de Víctor  para verificar si al lanzarse desde el puente volvería al lugar en que fue encontrado) 

Al poco tiempo de formarnos como “agrupación de padres y amigos de las victimas de Aysén” se hace una querella por cinco casos, (existiendo 12) la ministra Araneda nombrada para la investigación decidió hacer la exhumación a los cinco jóvenes a mi me llamo un día antes en la tarde para avisarme que sería al día siguiente la exhumación del cuerpo de mi hijo, habían pasado seis años, al recibir esta información  solo pude sentarme y llorar ya que ni siquiera podía imaginar con lo  que me encontraría a la siguiente mañana, recuerdo haber solicitado a la ministra que mi hija tome mi lugar, pues yo no sabía si iba a poder soportar aquella situación, a lo que me respondió que no… ya que esto  “no era un show”  Creo que es lo más difícil que me ha tocado vivir después de la muerte de mi hijo… enfrentarme a aquella situación sin prepararme psicológica o espiritualmente ya que ni siquiera pude comunicárselo al sacerdote que nos asistía. Obviamente no encontraron nada que sirva para la investigación. Sin embargo cuando Víctor fue entregado por el médico que en ese entonces hizo la autopsia  comento a unos familiares utilizando el siguiente término: es una muerte  insólita y que lamentaba no tener los instrumentos necesarios para hacer una autopsia completa (además  no era médico forense). Tuvimos que volver a sepultarlo pero esta vez solo mi hija y Yo, no estaban nuestros amigos ni familiares porque así  lo decidió la justicia. Para nosotras solo fue revivir el dolor y la impotencia. 

Existen algunas situaciones que me parecen insólitas en el proceso que hemos vivido en busca de la verdad y la justicia como por ejemplo: 

–  Una vez en una misa en recuerdo de la memoria de  Víctor Hugo, mi hija me indica que  se encuentra en la iglesia  una  carabinera  de Coyhaique (de civil) teniendo en cuenta que  Coyhaique es ciudad pequeña en donde la gente se conoce o se ubica y mi hija que vive en dicho lugar  había visto en reiteradas ocasiones en la calle a aquella   mujer vestida con el uniforme de carabinera. Eso hace que  me pregunte ¿Qué hacia ella ahí sin ser invitada y sin conocer a nadie de la familia, siendo además de otro lugar ya que la misa se celebraba en Puerto Aysén? 

– En otra ocasión fuimos llamadas a declarar; Rosa Flores (madre de Roberto lagos otra de las victimas), mi hija y Yo acusadas de haber escrito un cartel que se encontró en “la cascada de la virgen” (Que nunca supimos que decía). Además de unos rayados  encontrados en el túnel que conecta Aysén con Coyhaique. 

Nuevamente me pregunto ¿porque a nosotras, si en todo esto somos las victimas  nos arrancaron y nos mataron a nuestros hijos y nos agobian con esas acusaciones? 

-Recuerdo también que al inicio de nuestra agrupación una autoridad de gobierno la señora Paz Foitzick  solicita un ministro en visita para investigar las causas de muerte de nuestros jóvenes, incluyendo además  un listado de muchos jóvenes que han muerto por accidentes o se han suicidado e el rió Aysén y que están claras las causas de muerte. Aun no se por que motivo, Paz Foitzick nunca se acerco a pedirnos el listado  de los 12  jóvenes por los cuales pedíamos justicia  y que sí son muertes en extraña circunstancias. Debo decir que todo esto en vez de ayudar fue en desmedro de nuestra causa, pues además el Diario de Aysén tomo este listado y nos dejo como mentirosos pues se enfocaron en los casos que estaban claros diciendo que ya estaban resueltos y que obviamente así era, dejando a los nuestros fuera y confundiendo así a la opinión pública. 

Después del cierre de las causa he tenido que soportar y sufrir los insultos y ofensas del principal inculpado en la muerte de mi hijo, el cual sin ningún pudor y con una conducta completamente descarada e insolente se ha atrevido a molestarme en reiteradas ocasiones vía telefónica a mi domicilio para exigir disculpas públicas. 

Podría escribir un libro con tantas situaciones que he pasado y que hemos pasado todas las madres de la agrupación  y que siguen dejando mucho que desear, situaciones que son repudiables que solo traen más dolor, sensación de impotencia  e impunidad. Hoy me siento fuerte, cada día que pasa me levanto y ruego a Dios que me de vida para seguir luchando por la  verdad, por llegar a la justicia   que aun no hemos conseguido, tengo la esperanza que algún día la gente perderá el miedo y que lleguen jueces valientes dispuestos a investigar.  Yo estoy convencida que a mi hijo lo mataron y que no se quiere investigar. Recuerdo a mi hijo cada día… Y ruego para que no le suceda esto a otras personas. 

Gladys Mardones
Puerto Aysén 2009 

—– 

NOTICIAS y DOCUMENTOS DE LA ÉPOCA

EMOL

http://diario.elmercurio.cl/detalle/index.asp?id={a3c4d11f-bd94-443e-a083-a2fceef234bf}

http://www.fasic.org/doc/aysen.pdf

La Otra Voz
“contra la desinformación en la Patagonia”
Publica con nosotros escribiendo a:
contacto.laotravoz@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s