Terremoto en Chile, deja al desnudo la precariedad del estado chileno y del modelo capitalista presentado como muy exitoso.

Mientras las carreteras se han caído, las concesionarias MANTIENEN EL COBRO DE PEAJE

El terremoto del día sábado 27 de febrero, deja al desnudo la ineficiencia he incapacidad del Estado chileno, que al parecer ni siquiera contaba con un sistema de comunicaciones alternativo, a través de sistemas de telefonía satelital o radio por ejemplo, y demuestra que toda la arrogancia de la elite dominante sobre la superioridad del sistema neoliberal imperante en el país no tiene ninguna base en la realidad.

La respuesta para solucionar o paliar en parte los problemas más urgentes de amplios sectores de la población ha sido extremadamente lenta e ineficaz. Los sectores más pobres hoy no tienen alimentos, a diferencia de los sectores más adinerados que tienen despensas o bodegas con alimentos en sus casas. La mayoría de los sectores populares viven el día a día, contando con alimentos para uno o dos días.

Lo que no es sino otro ejemplo de la mala distribución del ingreso en este país, donde muy pocos nadan en la abundancia y la gran mayoría en la mas absoluta miseria y gran endeudamiento.

La falta de agua y luz contribuye a demostrar la ineficiencia del sistema, dado que los empresarios del agua no hacen nada por distribuir este vital elemento (en camiones aljibes), debido a que su distribución no pasaría por sus medidores y no podrían luego cobrársela a la gente a pesar de su lamentable situación.

La falta de alimentos y de agua ha llevado a la gente a una situación desesperada, nadie quiere ver a sus hijos llorando de hambre o de sed, esta situación es lo que ha llevado a la gente a entrar por la fuerza a los supermercados a sacar alimentos vitales para su subsistencia y sus familias.

Descomposición social

La desesperación de las victimas del terremoto ante la falta de alimentos y agua, con los supermercados cerrados, y además al encontrarse sin dinero en efectivo (hay que recordar que incluso si se tiene dinero en el banco no es posible retirarlo en muchas ciudades), pero también actos vandálicos, como asaltos y saqueos contra las viviendas de familias trabajadoras y pequeños comercios de barrios populares, muestran la gravedad de la fractura social en el Chile actual, con una de las distribuciones de los ingresos más desiguales del mundo, y como junto a actos de solidaridad emocionantes, ha crecido la descomposición social y el individualismo promovidos por el modelo capitalista brutal chileno.

Las autoridades están más preocupadas de figurar, que de dar soluciones.

Claro está que los delincuentes también usan esta situación para llevar a cabo pillaje y robar equipos electrónicos o aparatos electrodomésticos, las autoridades por supuesto usan esta situación para encubrir su incapacidad para dar soluciones reales y concretas a los pobladores, es mas fácil para ellos culpar a todo el mundo de ser unos delincuentes y ordenar la represión.

Nada de lo anterior hubiera ocurrido si las autoridades y los empresarios de los supermercados hubieran entregado los alimentos de una forma ordenada a toda la población que lo necesitara. Lamentablemente la ambición de los empresarios es mayor y aparentemente quieren contribuir a la situación de desesperación y de esta forma subir aún más los precios de los alimentos.

Según Bachelet no habría Tsunami

Las caletas de pescadores y localidades turisticas de la costa estan devastadas. Al terremoto sucedió el tsunami.  La presidenta Bachelet anunció por la radio que de acuerdo con los servicios de monitoreo especializados de la Armada, no había peligro de Tsunami.

Dado el bochorno posterior, el ministro de defensa culpó en declaración pública a la Armada de  la equivocación, pero los aludidos filtraron el documento que habían enviado, en el cual advertían el peligro de maremotos.

En general, abundan los testimonios que fue la reacción de vecinos, policías y bomberos locales, quienes llamaron a la evacuación hacia sectores altos, de localidades costeras, y que tuvieron el buen juicio de no escuchar al gobierno, y hacer caso omiso a no recibir una advertencia oficial, con lo que salvaron las vidas de miles de personas. Al parecer el gobierno estaba más preocupado de dar la imagen de tranquilidad, bajando la gravedad de lo que ocurría. Lo grave es que esto probablemente es responsable de muchas muertes.

La presidenta Michelle Bachelet y el futuro presidente Sebastián Piñera, se han dedicado a pasear en helicóptero y mostrarse en televisión, pero en lo concreto no están haciendo nada, mientras bomberos y especialistas en rescate con canes tuvieron que esperar mas de 24 horas para que los trasladaran a las ciudades con mas problemas, para rescatar a las víctimas de los edificios colapsados por el terremoto.

Numerosos gobiernos de otros países ofrecieron rápidamente enviar ayuda material y servicios de rescate y salud especializados, pero el gobierno chileno respondió con arrogancia que tenía suficientes recursos propios. Solo después que se perdieron muchas horas preciosas para rescatar personas atrapadas y suplir hospitales colapsados, cuando era evidente que los medios con que contaban estaban sobrepasado accedieron a aceptar ayuda exterior.

Pero incluso los recursos disponibles no se usan como es debido, los equipos rescatistas de las empresas mineras, situadas en el norte del país que no fue afectado por el terremoto, siguen esperando instrucciones del gobierno para acudir a las zonas de la catástrofe.

Los empresarios inescrupulosos de la construcción son unos verdaderos criminales.

La cantidad de edificios y casas que han colapsado solo vienen a confirmar lo que siempre se dijo, la falta de control de las nuevas construcciones y dejarla a las “leyes del mercado”. Como dijo el presidente del Colegio de Arquitectos, Patricio Gross: “Ningún edificio bien diseñado debiera caerse o afectarse gravemente con un terremoto grado ocho en Chile, pues es un nivel relativamente corriente”.

La falta de supervisión ha hecho que empresarios inescrupulosos y criminales, hayan construido edificios muy por debajo de las normas de construcción existente, para un país que regularmente sufre estos movimientos sísmicos. Julio Alegría, académico de la Universidad de Talca, fue extremadamente claro cuando dijo “Esto se debe al levantamiento en las medidas de control de calidad. Lo planteamos, era previsible y ahora los resultados están a la vista. Chile no pasó el examen”.

Lo menos que podemos exigir es que todos estos empresarios inescrupulosos deben ir a la cárcel y además deben tener un castigo monetario igual o mayor a todas las estafas que han realizado.

Es necesario levantar comités de solidaridad y acción, en todas las comunas afectadas.

Si los pobladores y vecinos no nos organizamos y exigimos soluciones reales para la emergencia actual y también para las soluciones que debemos pedir a largo plazo.

Una de las primeras demandas que debemos exigir es la condonación de las deudas de todas las viviendas seriamente dañadas o inutilizables, junto con la subvención del Estado para la reconstrucción, todo con control y supervisión de los vecinos afectados, junto a las organizaciones sociales de los trabajadores.

Estos comités deben servirnos en primera instancia para resguardarnos y la solidaridad entre todos los vecinos de los barrios de la clase trabajadora, esta claro que frente a la emergencia debemos organizarnos para cuidar nuestros barrios.

Comité por una Internacional de Trabajadores, CIT.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s