La Noche de los Lápices, una historia escrita con letra juvenil – Rossana Carcamo

Entrevista telefónica realizada a Pablo Díaz y Gustavo Calotti el 8 de Septiembre de 2010

Decir juventud y sueños es símbolo de cambios, es sinónimo de revolución, porque los muchachos que deciden  alcanzar sus metas, que luchan porque sus ideas no se queden en quimeras, son capaces de conseguir lo imposible. A esto,  temió la dictadura argentina.

En septiembre de 1976, en la ciudad de La Plata en Argentina, numerosos adolescentes fueron detenidos, torturados y asesinados sin piedad. A cuatro de ellos se les dejó con vida y desde su liberación –luego de años en prisión- han testimoniado para no olvidar a sus compañeros y a sus amigos. Pablo Díaz y Gustavo Calotti  son dos de ellos.

El 16 de septiembre se conmemora en ese país, el Día Nacional del Estudiante Secundario, en recuerdo a lo que se conoce como “La Noche de los lápices”.

¿Pablo, qué sucede ese día en tu país?

El 16 de septiembre es obligatorio recordar ese día, en todas las escuelas de la República  Argentina. Es un día de reflexión, se charla tanto de la represión de la última dictadura militar como de la lucha de los estudiantes secundarios por tener adelantos gremiales, sociales, políticos o económicos.

Un chico puede no estar participando de su centro de estudiantes, pero ese día sale a marchar.

Pudimos hacer que los chicos ausentes fueran reconocidos por los adolescentes de las distintas generaciones, ellos se reconocen en los chicos desaparecidos a pesar de que pasaron treinta y pico de años.

No hay un estudiante desaparecido que no haya dejado un diario íntimo o una poesía, mezclada a la necesidad de decirle a una compañera “te quiero”, o a la necesidad social de decir ¿cuándo vamos a cambiar todo esto?

¿Cuál es tu contribución al trabajo de la memoria?

El trabajo ha sido ser testigo de la memoria, en los diferentes juicios de la verdad que se están llevando a cabo en toda la Argentina.

Mi aporte es el testimonio, después hay un aporte documental que es la película La noche de los lápices y el libro.

Pablo, ¿cómo es el recuerdo de tus compañeros?

El recuerdo que yo tengo de mis compañeros, la última imagen, es que ellos me pedían que no los olvide, cuando fui separado de ellos y yo les prometí que iban a salir.

Creo que para los familiares de estos chicos he cumplido, porque el 16 de septiembre  los pueden ver en la calle. Y creo que también los militares han sufrido una derrota.

Ellos no han desaparecido, aparecieron con identidad, todo el mundo sabe quién es Claudia Falcone de 16 años, Francisco López Montaner de 15 años, Horacio Ungaro, Claudio de Acha.

Lo que hemos logrado es que no estén desaparecidos, que tengan una identidad y que  caminen por los colegios todavía. Esta fue la victoria más grande.

¿Qué puedes pedirle Pablo, a la juventud latinoamericana hoy día?

Principalmente que no pierdan el sentido común. La cotidianeidad hace que los adultos pierdan el sentido común. Que no pierdan esa capacidad de saber lo que está bien y lo que está mal, lo que es justo e injusto.

Creo que muchos adultos necesitamos una referencia hoy en día, y no está mal que la descubrimos en estos adolescentes  que luchan por una reivindicación justa.

Lamentablemente, hoy necesitamos que sean adolescentes adultos, que nos enseñen a pelear, que nos enseñen de nuevo a luchar, a querer, a soñar.

Gustavo, ¿cómo era la juventud argentina antes del golpe militar?

Nosotros somos todos un poco hijos de mayo del 68 en Europa, y de la Revolución Cubana en el 59, aunque nosotros éramos ya de otra generación, y de movimientos similares que se produjeron en Argentina el año 69, como el Cordobazo. Argentina era un país muy politizado. La gente se comprometía de verdad en los sindicatos, en los centros estudiantiles o en diferentes grupos.

¿Que opinión tienes de las manifestaciones y tomas de liceos, de los estudiantes secundarios en Buenos Aires?

Lo veo con mucha alegría. Puedo estar o no de acuerdo con las ideologías, las políticas, los partidos o los grupos, pero veo con entusiasmo que estos jóvenes han retomado las banderas de la lucha. ¿Quién va a luchar sino los jóvenes? ¿Quién se va a plantear las utopías sino son los jóvenes?

Estos chicos están pidiendo por lo que es justo. Están interpelando al gobierno, al estado, a toda la sociedad; nos están diciendo que ellos también tienen derecho a participar en esta sociedad.

Sinceramente yo lo veo muy bien.

Hoy Gustavo, ¿cuál es tu compromiso?

Yo tengo un compromiso con mi historia, con mis compañeros. Después de haber vivido una experiencia tan traumática, para cualquier persona en cualquier edad, como puede ser el secuestro, la tortura, la cárcel y el exilio, evidentemente lo menos que uno puede hacer es tener memoria, y tener compromiso para con todos los compañeros que murieron.

¿Qué te gustaría decirles a los latinoamericanos?

A los hermanos latinoamericanos yo les diría que America Latina está pasando por un momento excepcional, de primavera democrática, en donde hay muchas expectativas, donde han cambiado mucho nuestros gobiernos, donde hay mentalidades nuevas que van surgiendo,  con posibilidades para todas las generaciones que están por venir.

Estamos empezando a transitar por caminos que nos van liberando un poco de la opresión, de lo omnipotencia norteamericana que hemos sufrido tanto tiempo.

Nos han hecho bajar la cabeza muchas veces pero nosotros volvimos a levantarla, nosotros construimos y eso es lo lindo para las nuevas generaciones, poder construir para el futuro, ya no para uno.

Yo me siento muy hermanado con toda América Latina, por haberlo vivido en el exilio, por haber estado en la cárcel con compañeros de otros países. Realmente me siento concernido por lo que pasa en nuestro continente.

Pablo y Gustavo, gracias por no olvidar, por permitir con vuestros testimonios que nuevas manos escriban con esos lápices, que aún esperan el regreso de sus dueños.

Para LaOtraVoz

Rossana Cárcamo
Sint Niklaas
Bélgica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s