Presionar, desinformar y otras armas del Poder – Por Eduardo Persico

Opinión de Eduardo Pérsico.

http://www.eduardopersico.blogspot.com

 

Cada vez que al Poder lo contradice la realidad que puede imponer  cualquier gobierno más o menos progresista en América Latina, se hace evidente  el juego desestabilizador de los medios de comunicación regionales. Eso lo hicieron cruelmente al derrocar al presidente Zelaya en Honduras , el Golpe de Estado de la última semana contra el presidente Rafael Correa en Ecuador, y menos advertidos los manejos informativos del diario O’Globo  en Brasil, durante las elecciones donde hasta última instancia ubicó al candidato Serra que perdiera por catorce puntos porcentuales en el recuento final y opositor al gobierno de Lula con su candidata Dilma, favorita en todas las encuestas menos en las de ese diario. Semejante manipulación ya resulta institucional en los diarios y cadenas televisivas de las corporaciones informativas, donde pareciera que la convicción de los redactores de estar condicionando la realidad los libera de toda culpa. Algo más bien para psicoanalista sin entrar en ética ni moral que entre ellos queda al margen, acaso porque mientras el gentío común no descubra este juego sobre su propia realidad, ha de seguir la fiesta. La atrocidad descargada por militares, religiosos y banqueros en la región, en muchísimos casos debería avergonzar a los escribas y noticieros de Clarín y La Nación en Argentina al menos, que mienten de frente como si la verdad histórica estuviera en sus editoriales  llenas de aire irracional. El ataque al encuentro entre  personas en una manifestación, por ejemplo, aterra a todos los comunicadores porque vislumbran en esa actitud la fuerza que suplantará a esta contradicción de un sistema decadente y exangüe. No es para tanto, señores, pero cualquier pueblada en las informaciones son vistas como batalla sangrienta y decisiva, según vimos con la sanción de una Ley de Medios el matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo; dos guerras santas entre los argentinos. Y en ese tipo de acomodamientos y conflictos sociales, dijeron estos días Beinusz Schmuckler, tratadista en Derecho y ex integrante del Consejo de la Magistratura, y Mariano Ciafardini, actual Director Nacional de Política Criminal,  ‘el Poder Judicial desempeña el mismo papel de las Fuerzas Armadas en otra época: son el reaseguro del establishment’. Y lo afirmaron en tanto el cargo de los jueces es permanente mientras no caigan en mal desempeño, agregando los dos por hondo conocimiento de la actividad que los jueces son funcionarios no elegidos en un Estado democrático; un dogma que en parte garantiza la imposibilidad de cambiar el sistema de una corporación donde la inmensa mayoría que la integran ya vienen de una familia judicial. Y que  la ‘homogeneidad entre los jueces es una cuestión ideológica y de clase, más allá de la cosa corporativa’; algo que en ciertas instancias preocupantes como la actual no es poco, decimos nosotros.

Y como la contienda entre las autoridades legalmente constituidas y los grupos de interés informativo ya inunda los juzgados; última ratio de los pícaros y privilegiados al ser contradecidos; también aquí la encumbrada Corte Suprema no asumió la objetividad, adecuación y oportunidad que demandan las resoluciones, según exige este caso agobiante y particular como la Ley de Servicios Audiovisuales. Una imprescindible legislación que fuera votada a favor de su aplicación por el Congreso Nacional en diciembre del 2009, ideal para proyectar un país más inclusivo y serio no sólo en lo cultural, y hace un año la posterga un aluvión de interpelaciones, amparos y ‘desinversiones’, – vocablo quizá algo procaz- que despliegan en los tribunales de todo el país los notorios juristas del grupo Clarín, ese mismo monopolio mediático en diarios y televisión que por de 1976 en adelante se asumiera socio, encubridor y cómplice de la dictadura más siniestra de la historia argentina. Y aunque por ahora se juzguen y encarcelen casi exclusivamente a los asesinos de uniforme, los procesos seguirán adelante y seamos optimistas…

Pero bien, al definirse sobre cómo y cuándo instrumentar de una vez por todas la Ley de Medios que nos ocupa y así neutralizar las infinitas conspiraciones tribunalicias y otra índole, los siete integrantes de la Corte Suprema de la más prestigiosa que tuviera Argentina durante décadas, bien digamos, en esta vez y rebuscando plañideros renglones, argucias sintácticas y galimatías verbales propias del gremio, ‘su Señoría’ volvió a indicarnos del modo más abstruso posible que ‘el Poder tiene razón, señoras y señores’. Por supuesto, esquivando por tanta elegancia natural agregar el tanguero versito ‘siga el mundo como está que está hecho a la medida’, y así el sistema judicial igual que el patriotismo seguirá funcionando como el último recurso de los pícaros. Mientras nosotros, cuarenta millones de argentinos no sabemos de quién son hijos las dos personas hoy mayores de las que hace treinta años se apropiara la dueña del Grupo Clarín; apropiación de niños, gravísimo delito; con qué mecanismo jurídico pasó a ellos y al diario La Nación la propiedad de Papel Prensa, y porqué Clarín no cumple con la ley de contratos laborales al no autorizar y expulsar las comisiones internas de trabajadores en en el diario, algo más o menos medieval, y la impunidad desde el Poder al presionar mafiosamente ‘con sus tapas’ a quien sea. Un Poder del que se jactan desde sus notables ejecutivos a los transitorios sonreidotes que frecuentan sus cámaras; y  aunque por ahora por los imprescriptibles crímenes de lesa humanidad se juzgan y encarcelan casi exclusivamente a reos de uniforme, seamos optimistas porque los procesos siguen adelante. (6 oct.2010).

Eduardo Pérsico nació en Banfield y vive en Lanús, Buenos Aires, Argenttina.

www.eduardopersico.blogspot.com

Anuncios

Un pensamiento en “Presionar, desinformar y otras armas del Poder – Por Eduardo Persico

  1. Los medios de comunicación imponen la agenda del día.
    Algunas de las estrategias que utilizan son las siguientes. (Noam Chomsky)
    1- LA ESTRATEGIA DE LA DISTRACCIÓN.
    El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. (Peleas y perfidias de los supuestos ídolos, la explotación de la sexualidad con bailes semidesnudos, más los reality show)
    Hoy se habla del poder de la prensa y el inglés Edmund Burke la definió como el “cuarto poder”, después del ejecutivo, legislativo y judicial. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a la granja, como los otros animales (cita del texto Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.
    2- CREAR PROBLEMAS, DESPUÉS OFRECER SOLUCIONES.
    Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva una tragedia como la de la Cárcel de San Miguel, que viene con el nudo hecho para la concesión de los recintos penales, el accidente de los mineros o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos contra los mapuches y apresurar la Ley Antiterrorista, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos, reprimir todo movimiento social que luche por sus derechos y llamarlo enemigo interno que atenta contra la seguridad nacional, otros ejemplos son la reforma educacional pronunciada a fines del año 2010, la que profundiza las desigualdades sociales y la explotación de los recursos naturales,sin una adecuada protección al medio ambiente, son medidas que conducen sistemáticamente a fin determinado el libre mercado y capitalismo puro y en un periodo de más de tres décadas es muy difícil poder corregir a no ser por una nueva Constitución o una revolución de verdad.
    3- LA ESTRATEGIA DE LA GRADUALIDAD. Ejemplo
    * El presupuesto de la USAID y del Departamento de Estado aumentará el 12% en 2010. Se destinará 2.200 millones de dólares para América Latina.
    * 447,7 millones de dólares son para “promover la democracia” en América Latina.
    * 13 millones de dólares son para “promover la democracia” en Venezuela.
    * 101 millones de dólares para “promover la democracia” en Bolivia.
    * 3 millones de dólares para un fondo especial de la OEA para “consolidar la democracia representativa en Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela.
    * 20 millones de dólares para la “transición para la democracia” en Cuba.
    * El Presupuesto del Comando Sur aumentará el 2% para llegar a los 200 millones de dólares en el 2010; además de 46 millones de dólares adicionales para mejorar la base militar de Palanquero, en Colombia, para uso estadounidense.
    Ver videos y más en el blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s