133: Atrapados por la Corrupción – Enrique Fernandez

133: atrapados por la corrupción

Insólitas, por decir lo menos, resultan las declaraciones del general director de Carabineros
de Chile, Eduardo Gordon, respecto de la exoneración de más de un centenar de policías
bajo su mando acusados de ilícitos, delitos y abusos varios, 149 de los cuales han sido
expulsados de “una de las instituciones con más credibilidad”, según encuestas realizadas
periódicamente.

Gordon, de acuerdo a lo señalado en la edición de hoy del diario El Mercurio, indicó
que “149 efectivos fueron exonerados tras revisión de las hojas de vida de todos los
carabineros, catorce son oficiales y 135 efectivos subalternos, ya que todos se apartaron del
perfil profesional y ético de Carabineros, y por eso los exoneraron”.

Hasta ahí, formalmente, todo bien. En el fondo, cabría preguntarse lo que asevera el diario
de Agustín Edwards, cuando señala que “es el resultado de la revisión extraordinaria de las
hojas de vida de todo el personal de la institución ordenada por el general director, Eduardo
Gordon, quien informó de la medida a este medio el pasado 12 de junio”.

Han transcurrido 6 meses desde la detección de irregularidades, torturas, apremios,
corrupción y abuso de autoridad, “quitadas de droga” incluida, y sólo cuando un medio de
comunicación –canal 13- hace público el hecho, la máxima autoridad policial dispone la
baja de los involucrados. Es más, El Mercurio afirma que fue el propio general director de
la policía uniformada quien “informó a ese medio de comunicación acerca de los ilícitos.
La pregunta es si corresponde que el jefe policial, en un Estado democrático, rinda cuentas
primero a una empresa privada antes que a los tribunales de justicia o a las instancias
pertinentes.

El mencionado diario, cuya intervención y cercanía con poderes fácticos, empresariales,
eclesiásticos, instituciones policiales y armadas, es por todo conocido, juega una vez más el
rol de relacionador público de esos poderes, en un vano intento por blanquear la deteriorada
imagen policial. Antes lo hizo con militares y ex militares acusados de violaciones a los
derechos humanos, con curas pederastas y abusadores sexuales, como son el caso de
Karadima, Cox y tantos otros.

También programas seudo periodísticos de Mega, TVN o Chilevisión, donde las policías
son elevadas a la categoría de héroes, como “133, atrapados por la realidad”, cuyas
sensacionalistas imágenes provocan náuseas, debiesen revisar sus contenidos, y no ocultar
los abusos.

Durante los últimos meses, hemos sido testigos de acusaciones en contra de comuneros
mapuches por su presunta responsabilidad en actividades terroristas; del injusto
encarcelamiento de Saif Khan, pakistaní que fue detenido en la embajada de Estados
Unidos sindicado como integrante de una red islamista que sembraría el terror e impondría
la “Yihad” en el país y que fue entregado a la policía chilena, que lo mantuvo en
prisión; de la detención de jóvenes acusados de vandalismo, atentados con bombas y
variados delitos, hoy presos en la cárcel de alta seguridad en Santiago y, últimamente,

del caso Olate, militante comunista que sería el enlace entre las Farc de Colombia y
movimientos “insurgentes” criollos. La mayoría de esas acusaciones han resultado falsas
o carecen de elementos probatorios, pero los presos siguen tras las rejas, la imagen
internacional de Khan fue dañada de por vida, los mapuches purgaron largo tiempo
encerrados.

Hace pocas horas, Héctor Llaitul, rostro visible de una de las organizaciones mapuches,
así como varios de sus compañeros, fueron dejados en libertad por falta de pruebas. Y esos
son los casos hechos públicos, pues de no haber mediado la denuncia del departamento de
Prensa de Canal 13, el indigente y muchas otras personas anónimas, hubiesen continuado a
merced de quienes, se supone, velan por la seguridad de la ciudadanía, con placa, uniforme,
armas y recursos pagados por los mismos ciudadanos.

Veremos qué posición asume el gobierno respecto del general director de Carabineros si se
considera la responsabilidad del mando, y si el hilo no se corta por lo más delgado. Por su
parte, El Mercurio seguirá mintiendo.

Pakos, Gordon, mercurio.doc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s