El punto 12 del Petitorio Aysén – Alonso Núñez

El punto 12 del petitorio Aysén

“yo te pude ver y reconocer
me encontré tu abrazo en la ribera,
donde me sangró la revolución,

contra los balines de la espera”
Canción de Marzo.

En Chile, nos acostumbraron a tapar las cosas y luego hacer como si nada hubiese pasado. Este es quizás el problema más grande a la hora de hablar de la transición a la democracia. Las mitigaciones se han transformado en becas, atención especial en salud y beneficios concretos, sin considerar la verdad de un verso de Rubén Blades: “mientras no haya justicia, jamás tendremos paz”.

El día martes de esta semana recibí una preocupante llamada del Abogado Patricio Aylwin, amigo y trabajador por los derechos humanos. Me contó que ninguno de los dirigentes de la mesa de Aysén, que habían sido citados a la comisión de Derechos Humanos de la cámara baja, iba a asistir a declarar. Ni siquiera Iván Fuentes. Finalmente, y como todos pudimos ver a través del canal de la cámara, Fuentes, Aylwin, Angulo y Pesutic asistieron a declarar.

Durante el día me enteraba, por palabras del mismo Aylwin, de que el coordinador regional de los observadores de Derechos Humanos que estuvieron en las calles de Aysén presenciando directamente la represión, Rodrigo Triviño, no asistió a la comisión de la cámara porque los 3 parlamentarios de la UDI y RN no quisieron que fuera y lo vetaron. No sabemos por qué.

Pareciera que los acuerdos que han logrado la mesa social y el gobierno (el mismo que nos reprimió sin asco) han hecho que olvidemos las incesantes agresiones cometidas por las Fuerzas Especiales de Carabineros que fueron avaladas por el silencio de las autoridades regionales y nacionales. Pareciera que pasaron a segundo plano o sencillamente no importaran. Ha quedado casi en el olvido el estado de sitio que vivió la Patagonia por más de 40 días el verano recién pasado, o que los allanamientos de FFEE en las casas de la población Pedro Aguirre Cerda, los testimonios de cada una de las personas que llamaron a Radio Santa María denunciando maltratos, golpes, detenciones arbitrarias, amenazas callejeras, exceso de bombas lacrimógenas y balines en el cuerpo, e incluso los 5 compañeros que perdieron sus ojos producto de los disparos a la cara, hubiesen pasado casi al olvido. Y digo casi, porque entre los observadores de DDHH y algunos amigos este tema aún está vigente.

Pareciera, incluso, que se olvidaron las encerronas en las casas de los dirigentes y en la sede de la ANEF; también se olvidó la que llamamos caravana del terror, ese grupo de FFEE que desde Puerto Cisnes se vino por la carretera austral golpeando y lanzando gases a quien se cruzara en el camino.

Quisiera recordarles que todo eso no es normal en un país que ante la opinión internacional se ha jactado de perseguir a los asesinos y torturadores de la dictadura, aún sabiendo todos que no ha sido así. No es normal que en un país que se vende como democrático en el extranjero y que durante sus primeros 20 años de democracia tiene a su haber más de 100 personas asesinadas por fuerzas del estado y más de 90 casos de tortura en la Araucanía, sucedan este tipo de cosas.

Me permito recordar que hubo voluntarios a pie, recorriendo noche tras noche las poblaciones y barricadas, voluntarios que observaron el actuar impune de Carabineros de Chile y sus FFEE en las calles de Puerto Aysén y Coyhaique, que hay testimonios, que hubo detención y humillaciones a menores de edad.

Kent Spring, abogado y observador norteamericano, luego de la reunión que tuvimos en Puerto Aysén con los observadores de DDHH, solo pudo comparar a Aysén con la Franja de Gaza, en el medio oriente, con la diferencia de que acá no recibíamos ataques israelitas, sino que era la misma policía nacional la que atacaba a sus compatriotas de la Patagonia. Como en dictadura, cuando el ejercito de Chile y las policías se encargaron de perseguir a los compatriotas que no comulgaban con la ideología Pinochetista.

José Venturelli, vocero del secretariado europeo de la Comisión Ética Contra la Tortura, afirmaba que lo que había hecho el estado chileno con la Patagonia había sido una tortura masiva, relacionando las llegadas de los hércules llenos de FFEE, la caravana del terror y la violencia policial ejercida contra nuestra gente. ¿Se acuerdan de esos días?, ¿Se acuerdan de las transmisiones de la radio?

Pareciera que la democracia sufre de amnesia, pues todos los que antes, en dictadura, denunciaban la tortura y la persecución, hoy nos hablan de orden publico. Hoy, y por 20 años, lo que antes llamaban persecución, hoy se llama mantención del estado de derecho.

No me extraña la votación de la Comisión de Derechos Humanos de la cámara si en sus filas está el diputado Cardemil, ex ministro de Pinochet, más dos diputados de la Concertación que se abstuvieron de votar. Algo natural, a estas alturas.

Una cosa importante para sanar es que quienes dieron la orden de reprimir y la libertad de acción a Carabineros paguen los costos políticos y judiciales que les corresponden y para eso debe haber gente que denuncie estos hechos. Pensamos que la democracia no sirve de nada si es el propio Estado el que no nos respeta, el que viola nuestro derecho a manifestar y reclamar lo que creemos justo y denunciar lo que no queremos.

Propongo un punto 12 en el petitorio de Aysén: recuperar la dignidad de todos los que fueron humillados por el Estado, de los 22 perseguidos por la Ley de Seguridad Interior, de los detenidos nocturnos que, golpeados, tuvieron que esperar el amanecer en los calabozos de Aysén. Pido la dignidad de los niños que, luego de la partida de las Fuerzas Especiales, en los campos de nuestra Ribera Sur, jugaban a ser Fuerzas Especiales y se golpeaban entre ellos. Pido la dignidad de las familias de la población Pedro Aguirre Cerda, la dignidad de Tehófilo Haro y los 5 hermanos que fueron mutilados.

Una cosa es ser humildes y de corazón grande. Otra muy distinta es pasar por alto la memoria.

Las fotos adjuntas fueron recopiladas por pobladores de Aysén y los observadores voluntarios de Derechos Humanos de Puerto Aysén y Coyhaique.

Alonso Núñez
Músico-cantautor de la Patagonia Libre
www.alonsonunez.cl

El punto 12 del Petitorio Aysén – Alonso Núñez.docx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s